A las cero horas de este sábado 16 de diciembre se inicia la veda del octopus maya; en el estado de Campeche más de cuatro mil 800 pescadores  desde Sabancuy hasta Isla Arena se benefician con su pesca ribereña

Champotón.- El cierre de la temporada de captura del octópodos concluye en la entidad con bajas expectativas debido a que el mal tiempo de los últimos días impidió a los pescadores hacerse a la mar, con la consiguientes pérdidas por avituallamiento y nula captura.

 Han sido muy pocas las lanchas que salieron a su captura, debido a que la mayoría quitaron sus jimbas a causa de “nortes” y por los frentes frío número 14 y 15 que obligó a refugiarse en los puertos de abrigos por altos oleajes.

Así ha transcurrido la temporada del pulpo, otros se quedaron en tierra firme porque no consiguieron carnada, señala el pescador Carmen Ángel Aguirre López que llegó en su lancha desembarcando con 20 kilos del producto. Ha estado muy baja la captura, aunque las autoridades de pesca digan lo contrario, señala mientras pesa su producto.

En las últimas 48 horas previas al fin de la temporada de captura del molusco se culminará un año más, aunque no tan satisfechos como en años anteriores en que la producción fue mucho mejor, apunta.

De acuerdo al titular de la Secretaría de Pesca y Acuacultura (Sepesca), José del Carmen Rodríguez Vera, el tope de captura para la temporada 2017 era de 16 mil 500 toneladas, y los pescadores tienen que respetar las normas que buscan evitar la desaparición de la especie.

Hay optimismo en la visión oficial de que se cumplan metas una vez que se haga el recuento final por parte de la Comisión Nacional de Pesca y Acuacultura (Conapesca). Para los pescadores el salir “tablas” será lo mejor.

Los pocos que siguieron saliendo no les fue nada bien, pero contra viento y marea, concluirán hasta el último día, más cuando el frente frío número 15 fue benévolo. Ayuda si el agua esta fría, se tiene mucho mejor captura y se aprovecha.

 En la última jornada se tratará de capturar lo más que se pueda y algunos confían en obtener hasta 80 kilogramos de pulpo en este porque partir de la entrada en vigor de la veda se despliega una estrecha vigilancia para evitar la depredación de la especie.

El pescador Juan Carlos Delgado Mojarraz explicó que para esta fecha el pulpo deja de comer y además la hembra entra en gestación, por lo que se encueva para ovar, y esperan que las autoridades vigilen y sancionen a los depredadores. En este año en la captura para él fue buena, con un alijo pescó tres toneladas y media en toda la temporada, capturaba entre los 60 hasta 120 kilos por día mientras que en la del 2016 sólo alcanzó a capturar dos toneladas con 100 kilos.