El supuesto hallazgo de vestigios mayas obliga a  intervenir al INAH que paralizaría las labores en lo que realiza inspección; el poco avance en la construcción del edificio es evidente a un trimestre de iniciado el proyecto

Champotón.- Pese al hermetismo de las autoridades municipales con respecto a la lentitud con que avanza la obra de edificación del Museo Champotón, todo parece indicar que al hallarse vestigios mayas, obliga a la intervención de personal del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), con lo que la actividad se paralizó en tanto se realiza el levantamiento de evidencias.

El proyecto, iniciado con problemas, pues primero se dio una protesta de estudiantes y personal de la Escuela Preparatoria Nocturna que se oponía alegando que serían desalojados en octubre pasado, pudo arrancar tras la mediación del secretario del Ayuntamiento, Noel Juárez Castellanos, que negó tal hecho, y explicó que ambas instituciones podían coexistir.

Con el aval de autoridades estatales, se pudo llegar a un acuerdo el pasado 20 de octubre, con lo que se inició formalmente la edificación de este inmueble de vanguardia que proyectan en forma conjunta las administraciones del gobernador Rafael Alejandro Moreno Cárdenas y el edil Raúl Armando Uribe Haydar.

Su avance sin embargo ha sido lento, al parecer por la inexperiencia de la empresa constructora a la que se le asignó el proyecto que ha ocasionado diversos problemas como el desabasto de agua en el centro del puerto de Champotón al dañar el sistema de suministro. Ahora trasciende el hallazgo de vestigios mayas –consistente en objetos de cerámica--, aunque para algunos sólo es un rumor en un intento de justificar el nulo avance y los problemas generados por un imberbe constructor, pues no se ve al personal del INAH actuando. 

A un trimestre, lo edificado es mínimo, pues apenas se está en la cimentación, y el poco personal que laboraba, por estas fechas desapareció por completo. El personal de la Comuna goza de asueto, y a pesar del proyecto de remodelación del interior del Palacio Municipal, es poca la actividad que se observa. Sólo permanece un guardia policial, aunque el servicio de recolecta de basura sigue activo.