Transformar 2016 resultó una interesante opción en que ponentes hicieron recomendaciones como una sociedad con cero tolerancia a la corrupción.

Por Héctor Cobá

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

Sí que reinó la transparencia en el Segundo Foro de en Cancún: Transformar 2016, en el inició del sexenio de quien la hace la paga, le tocó estrenar esta modalidad a Rembertito junior con olor a discoteca, unas horas antes del protocolo para convertirse en presidente municipal del municipio Benito Juárez en Quintana Roo, de Remberto Estrada Barba.

Después de mostrar al público varios videos, siguió otro, que al principio no “se dejaba ver”. En este hablan cuatro de los 11 presidentes municipales (nadie supo decir por qué solo ellos) que entraron en funciones el 30 de septiembre, mucho antes y después de las importantes conferencias dentro del citado foro de transparencia.

Y de transparencia hablan Juan Carrillo Soberanis, Cristina Torres de Solidaridad, y Perla Tun Pech de Cozumel, la cuarta en el orden de aparición.

 

¡Ooooooo sorpresa! Al tercero, Remberto Estrada Barba, empieza a decir “sus verdades” acerca de la transparencia, de manera tenue inicia el abucheo sin planeación alguna, de voces jóvenes con la frase: “Profesionistas con valor”, universitarios de La Salle, Humanitas, UNID y del Sur, más otras. Estruendoso abucheo, que de lo fuerte impide escuchar lo que dice sobre transparencia, lo que deja bien raspado a Estrada Barba en el Salón Arena del hotel Moon Palace.

Griterío bien ganado, que duró casi dos minutos; para abonar en el detrimento del neopresidente empleado de los poderes facticos, un observador del quehacer político cancunense opina: “Qué se puede esperar de alguien que traicionando la coalición de su partido con el partido de los corruptos, no le importó el voto cruzado con tal de ganar, presionando a sus afiliados que de no votar por el Verde, perderían sus escasas despensas”; lo que no tan a sotto voce se conoce como la verdicompra de la elección municipal.

Basta de Rembertito, a lo importante, la transparencia, él no lo es.

En el Segundo Foro de Transparencia en Cancún: Transformar 2016, organizado por Ciudadanos por la Transparencia, en el hotel Moon Palace hubo innovación política, exigencia y existencia del cambio, respeto a la autonomía municipal, con el completo apoyo del gobierno estatal y federal, así como transparencia y rendición de cuentas, coincidencias encontradas entre Pedro Kumamoto y el señor Carlos Joaquín González, uno diputado independiente del Congreso de Jalisco 2015-2018, el otro gobernador constitucional de Quintana Roo 2016-2022.

El tapatío que logró la eliminación del fuero para legisladores en el estado de Jalisco, sí que se lució.

Kumamoto, diputado distinguido por publicar en las redes sociales una foto del primer cheque, como adorador de la transparencia; hecho que, obvio, enojó a los contrarios del pensamiento brillante del joven político; epígono en la rendición de cuentas, que dona el 70 por ciento de su salario con la justificación de que la sociedad lo paga, y él se lo devuelve en acciones de beneficio social.

Incluso este legislador afecto a una agenda abierta, a la vista de la comunidad, si vota a favor o en contra de una  iniciativa, explica porque sí da su foto a favor o en contra. Si el alma de su discurso es la transparencia, ¡sí que cumple ese precepto!    

Varios son los puntales que refuerzan su innovadora forma de trabajar, entre ellos un código de ética, un manual interno de técnica legislativa, un equipo de trabajo horizontal y la gaceta del distrito electoral que representa. Congruente con el objetivo: quien quiera darle seguimiento a un trabajo, que lo haga de una manera más profesional.

Bien alejado de los poderes fácticos, a los que dice, de inicio que no, ya que si lo quieren ver, éste (Kumamoto) publica la información en su página kumamoto.mx, hecho que lo aleja de turbias negociaciones.

Información que deben leer con suma atención los 11 presidentes municipales que entraron en funciones el viernes pasado: Luis Alfonso Torres Llanes de Othón P. Blanco; Bacalar, Alexander Zetina Aguiluz; en José María Morelos, José Dolores Baladez Chi; Paoly Elizabeth Perera Maldonado, en Felipe Carrillo Puerto; Romalda Dzul Caamal, en Tulum; en Lázaro Cárdenas, Emilio Jiménez Ancona; Isla Mujeres, Juan Carrillo; María Cristina Torres Gómez, Solidaridad; Puerto Morelos, Laura Lynn Fernández Piña; Remberto Estrada, Benito Juárez y Cozumel, Perla Cecilia Tun Pech; tendrán que pensarlo antes, de repetir modelos de gobierno que se niegan a morir.

La construcción de un Plan Anticorrupción en Quintana Roo, en el gobierno encabezado por Joaquín González, es el primer aviso a los nuevos funcionarios interesados en imitar las formas del sexenio pasado,  vale su peso en oro, anunciado por Cynthia Dehesa, presidente de la agrupación Ciudadanos por la Transparencia, en el segundo Foro de Transparencia en Cancún: Transformar 2016.

Argumento válido debido a que México ocupa el lugar 58 de 59 países en materia de impunidad.

Similares puntos de vista, de avanzada renovación de la cosa pública, en apenas una semana, del nuevo ejecutivo estatal, cargan la firma del cambio de como terminar con el autoritarismo y absolutismo, de buscar la reconciliación, solidaridad e inclusión de todos.

Apenas se daban los primeros avisos de los avances de los ponentes en el  Foro de Transparencia: Transformar 2016, cuando en las redes sociales ya se mostraba la desconfianza de establecer un Plan Anticorrupción, enseguida algunos puntos de vista: “primero que metan a la cárcel y hagan a exfuncionarios devolver lo que robaron, para comprobar la funcionalidad del plan anticorrupción”; “cárcel a los asesinos de mujeres”, “recuperación con vida de las mujeres desaparecidas”; “ya basta del discurso de siempre, la justicia se hace efectiva cuando se aplica no cuando se discute o se planea”.

“Exigimos justicia, acciones efectivas. A los políticos y empresarios les encanta el discurso de promesas e ideas ‘innovadoras’, mientras continúen siendo ricos y haciéndose de la vista gorda”.

De regreso al salón Moon Palace Arena, ante un millar de personas, el periodista Salvador Camarena de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad afirmó que, recordando a Fox, “las alternancias no son garantía de nada, les puede ir peor”. Y de inmediato complementa “aunque un nuevo entrenador puede activar nuevos virtuosos”.

Transformar 2016 resultó una interesante opción donde Cynthia Dehesa, Edna Jaime, Lilia Saúl y Juan Ignacio Athié Lambarri, manifestaron diversos puntos de vista, entre ellos se recomendó una sociedad con cero tolerancia a la corrupción; acabar con la opacidad de cómo se definían los grandes salarios de los funcionarios; no podemos resistir con una sociedad que no tome acciones; para que las cosas se den, la ciudadanía debe estar vigilando, actuando, cada acción, cada día.

La delgada y resistente liga entre Kumamoto y Joaquín González, en la lucha común contra la opacidad, impunidad, transparencia y rendición de cuentas se queda corta ante una realidad, “hay que desmantelar el sistema nacional procorrupción, tenemos que reconocerlo, tiene muchos años funcionando, a lo mejor desde el Virreinato”; esto avisa ante el final e inicio de otros mirreynatos.

Colofón, la rúbrica de lo expuesto por Kumamoto resultó ser la discrepancia del problema de las designaciones opacas que deben tener como respuesta el análisis del perfil de cada persona que deba ocupar un puesto en la administración pública, en el nivel que sea. Esto para evitar a toda costa el añejo enfoque de que “se organizaron muy bien para ejecutar la corrupción”. Con tanta podredumbre en la política, el Foro de Transparencia: Transformar 2016, es apenas un grano de arena para acabar con este mal de la sociedad.              

 

@HctorCob / Facebook: Héctor Cobá