Héctor Cobá

Facebook: Héctor Cobá

Twitter: @HctorCob

Terrible, situarse en un 22 por ciento de aprobación, tirando a la basura una popularidad del 72 por ciento de popularidad cuando estaba solo carlos joaquín, sin nombrar su gabinete, la debacle vino al conocer nombrarlos, al incluir nombres de rijosos y otros con oscuros méritos propios que aumentaron la intensidad de la notoriedad de la figura del ejecutivo estatal.

Descenso de popularidad debido a su gabinete estatal, o una parte de éste, no hay otra justificación. mantener a un tibio, ¡de veras tibio!, secretario de gobierno, o el run run entre los interesados por un financiamiento de un proyecto para el campo, que debe entregar al proyectista o a quien paga el 30 por ciento de la cantidad a recibir; aquí cabe señalar la vieja expresión: “todo tiempo pasado fue mejor”, sí, la referencia es al sexenio del temporalmente encarcelado roberto borge angulo (para los ignaros el exgobernador quintanarroense), en ese tiempo sólo había que pagar un 10 por ciento de la cantidad a recibir. todo eso y más abonan a la indiferencia de la población quintanarroense.

Un oficial mayor cuya bienvenida en notas periodísticas fue que pide comisión por cualquier compra, hasta por una de un centavo, que toda la papelería se compra en el negocio de un familiar cercano.

Cómo no van a tirar por la  borda así el 72 por ciento de popularidad con el que llegó a gobernador don Carlos Manuel Joaquín González, a punta de cochupos de sus funcionarios, a quienes les gustó y se enamoraron y juraron amor eterno al 30 por ciento de mochada, aprovechando -oportunidades para ““todos””-, en lugar del 10 por ciento del sexenio borgista. bueno, algunas, que también las hay, quieren un 40 por ciento quesque por la carestía de las cosas.

Carlos Joaquín apenas bordea el tercer año de gestión, y otras razones de su baja de popularidad no tan notorias es el incumplimiento de las promesas de campaña, al recibir unas arcas estatales saqueadas hasta el hastío, con descomunales deudas e intereses por pagar de millonarios préstamos. aunado a la destitución de su primera secretaria de educación, la que denostó a los discapacitados, un intrigante primer jefe de oficina del gobernador (ya desaparecida) miguel ramón y su secretario de desarrollo julián ricalde, a quien a lo mejor no le dio tiempo de hacer su trabajo, pero ya traía encima una pesada cola de odio, ganado o no, por lo que no pudo demostrar si podía o no con el paquete.

Estas destituciones y otras de urgente decisión, permitirán al cozumeleño cj respirar tranquilo un poco. gobernar diferente a sus antecesores que sólo pensaron en llenarse los bolsillos de dinero. que no se le olvide está apenas a la mitad de su sexenio.

Pocos ejemplos, las pruebas a la vista, unas cuantas, son más que suficientes del declive de su renombre, más lo que se ha acumulado en los últimos tres meses como la asunción de su exempleado victor mass tah como presidente de tulum, él que en el apellido materno lleva la penitencia en lengua maya tah igual a mierda. más incumplimientos a quienes votaron o no por CJ, la eterna tibieza del secretario de gobierno francisco x. lópez mena.

Si se quieren remontar los números a favor de su popularidad, recuperar y superar ese 72 por ciento de popularidad debe haber pronto una vuelta de timón sin cambios drásticos en las leyes estatales, no dar leña para alimentar el fuego de sus enemigos políticos.     

Destituir de inmediato a los funcionarios que no funcionan como el secretario de gobierno lópez mena (a lo mejor buen operador en la mesa); al experto operador en la mesa, torpísimo en el campo de batalla, juan de la luz y a muchos más, tener colaboradores eficaces y eficientes ad hoc a sus funciones como cuando fue subsecretario nacional de turismo, inclinado a la innovación administrativa, una parte de su gabinete desconoce la palabra con el consiguiente errático comportamiento en su funciones.

Lo anterior es la única forma de recuperar una popularidad gubernamental, así tumbando los lastres contaminantes, los que limitan las “oportunidades para todos” o “más y mejores oportunidades”, con el despido de esos ineficaces e ineficientes más los citados, más los que se lo merezcan, foda mediante, necesidad urgente que se debe reconocer.

Si Joaquín González desea ser parte del gattopardismo y pasar a la historia de quintana roo como un gobernante malo, peor que roberto borge angulo y félix gonzález canto juntos, que no haga los cambios invariablemente necesarios en su gabinete. que no sea un gobernante bananero más que cambia para no cambiar sin buscar la calidad total. todavía está a tiempo para dejar una nueva forma de gobierno sin repetir clichés.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.