Lo más cómodo para la titular de la SEQ, Ana Isabel Vázquez Jiménez, resultó dar un ascenso, una rectoría universitaria, a quién no pudo con el paquete de la educación básica quintanarroense.

Plan B Héctor Cobá

Facebook: Héctor Cobá

Twitter: @HctorCob

El exceso de burocracia y papeleo para todo, mala administración, carencia de investigadores y docentes faltos de preparación, de la Universidad Intercultural Maya de Quintana Roo (Uimqroo) dio pie para echarle gasolina al fuego que se trataba de apagar. Ildefonso Palemón Hernández Silva ya exrector de la Uimqroo en el municipio de José María Morelos pagó su impericia universitaria, la que fue insostenible sólo por medio de redes sociales, dando entrada al sucesor frente a la llamada universidad maya.

Lo malo, el que llegó no tiene experiencia en el trabajo universitario y el caso de lo intercultural, de lo universitario intercultural menos, mucho menos, lo que deja ver un desprecio a la educación universitaria indígena en el estado de Quintana Roo, de la secretaria de Educación de Quintana Roo Ana Isabel Vázquez Jiménez (quien seguro ya estaba hasta la madre de Idelfonso Palemón), y del gobernador “Carlitos” Joaquín, como le dicen sus aún poco bienquerientes.

El nuevo rector Rafael Pantoja Sánchez de la Uimqroo ni siquiera tiene perfil académico, podría ser un “Gutierritos” -el empleado dócil que le dice sí a todo al jefe, hasta tirarse de cabeza al pozo-. Hoy le llaman “Godínez”, él sería uno de tercera clase. Descabezado como subsecretario de Educación Básica en la Secretaría de Educación de Quintana Roo (SEQ).

Lo más cómodo para la titular de la SEQ resultó dar un ascenso, una rectoría universitaria, a quién no pudo con el paquete de la educación básica quintanarroense, ante la exigencia de la salida inmediata de Pantoja Sánchez como subsecretario junto con directores y supervisores allegados, solicitada por una centena de profesores que se pusieron en las afueras de las instalaciones de la SEQ, para declararse en huelga de hambre, ante un montón de arbitrariedades y vejaciones cometidas en su contra.

El cuatro de diciembre, después de las 14:00 horas, Vázquez Jiménez colocó al defenestrado “educador” en la Uimqroo, a pesar de que éste desobedeció las instrucciones de su superiora, recibidas un mes antes de tratar con dignidad a los docentes, que no fueran removidos de sus escuelas sin argumentos legales. Premiado en lugar de ser castigado, el flamante neorector nunca obedeció las órdenes y sí removió a todos los verdaderos educadores de sus escuelas en forma arbitraria.

El paro laboral seguiría hasta que se regrese a los profesores a las escuelas de donde fueron cambiados sin motivo alguno, se respete los espacios de estos en las juntas de reacomodo, sobre todo que finalice el acoso laboral. Reclamos justificados, debido a las acusaciones de cese de mentores, sin el documento o procedimiento correcto, probando una flagrante violación a los derechos de los afectados.

Algunos mal pensados toda la responsabilidad del movimiento se la achacan al exrector de la Universidad de Quintana Roo (Uqroo) y de la Uimqroo “Chiquito” Rosado May. Que éste tiene tanto poder que recomienda mover rectores, “es un enfermo de poder”.

Sin embargo, corre por toda la bahía de Chetumal y el resto de Quintana Roo, cual madrugador ejercicio, que tal designación fue una cuota política, para congraciarse con un débil partido llamado Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), muchos ven la manita de una morena.

Sí notable a miles de kilómetros de distancia de Quintana Roo es que hay un desprecio a la educación universitaria indígena en este estado, aunque la evidencia es fuerte, la Uimqroo necesita y le urge una reestructuración, quitarse de encima la sombra de Rosado May y sus pugnas con los que lo han sucedido en la rectoría. La han puesto en un callejón sin salida, ya que su poder parte de que existe una especie de secta dentro de la Uimqroo, personajes que se sacrificarían por éste. Lo que no abona nada a una universidad moderna.

Las cosas cayeron por su propio peso, al exrector Hernández Silva nunca le interesó que los procesos investigativos y de docencia de calidad se realicen, la muestra está un indicador insalvable hay pocos profesores con el grado de doctores, los interesados para entrar al Sistema Nacional de Investigadores (SNI) tenían que luchar contra unos excesivos canales burocráticos.

Con esa terrible y agobiante realidad, lo peor para la Universidad Intercultural Maya de Quintana Roo en el municipio de José María Morelos, imponer a un funcionario que no funciona, resulta una tremenda irresponsabilidad de Ana Isabel, una infamia para la educación universitaria abocada preferentemente al pueblo maya en la zona maya de Quintana Roo, significa regresar a la época del encarcelado Roberto Borge Angulo en los tiempos de Carlos Manuel Joaquín González (emanado de la coalición del PAN –Partido Acción Nacional- y PRD –Partido de la Revolución Democrática-), y de Andrés Manuel López Obrador de Morena. Haciendo pasar la administración pública de Quintana Roo de jodida a dar tres pasos adelante, de tal etapa actual.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.