Absurdo que la injuria se diera tres días ante de la conmemoración del 172 aniversario del inicio de la Guerra de Castas y en medio de un Foro de consulta para la reforma constitucional y legal sobre los derechos de los pueblos indígenas y afromexicano.

Héctor Cobá

visionsur.mx

Twitter: @HctorCob

Facebook: Héctor Cobá

hectorcobáEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Fotos: Héctor Cobá

Inconcebible la expresión “me la vas a pagar muy caro Generalcito”, más reprobable si viene de un descendiente de maya destacado, y exrector de dos universidades, peor aún si desde enero de 2019 es el encargado de la oficina de representación del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) en Quintana Roo, Francisco J. Rosado May.

Trascendió que debido a negarse a la firma de un documento, Rosado May montó en cólera, en días preliminares al Foro de consulta previa, libre e informada para la reforma constitucional y legal sobre los derechos de los pueblos indígenas y afromexicano. Si él es el encargado federal de defender a los indígenas quintanarroenses, imaginemos a los atacantes.

De la voz de Rosado May se escuchó la amenaza directa al general maya del centro ceremonial de la Cruz Parlante en el municipio de Felipe Carrillo Puerto José Isabel Sulub Cimá, el mismo que acompaño en la toma de posesión al presidente de la república Andrés Manuel López Obrador, quien insistió en relación al general Sulun Cimá: “No me lo pueden tocar”.

 

Tras la impresión y el susto un alma caritativa habló con el General, y le tuvo que dar una bebida gaseosa porque a sus 86 años, el acto del 24 de julio fue más que peligroso. No se debe permitir ese tipo de ofensas. Si no se pone un alto al encargado del INPI en Quintana Roo, a lo mejor carga hasta con un muertito.

Lo patético, también en el foro del sábado, de consulta previa, libre e informada para la reforma constitucional y legal sobre los derechos de los pueblos indígenas y afromexicano, el 27 de julio se repitió el asunto. Incluso un dignatario del pueblo de Señor le dijo a Rosado May “¿Qué quiere con mi padrino (por el General)?”, tratando de defender a su padrino, un hombre que cuenta con 86 años.

Absurdo que la injuria se diera tres días ante de la conmemoración del 172 aniversario del inicio de la Guerra de Castas y en medio de un Foro de consulta previa, libre e informada para la reforma constitucional y legal sobre los derechos de los pueblos indígenas y afromexicano.

Desinformado Rosado a pesar de que convocó a la discusión amplia de los temas: Pueblos y comunidades indígenas como sujetos de derecho, libre determinación, nueva relación del Estado con los pueblos indígenas; Derechos de las mujeres indígenas, derecho de la niñez, adolescentes y jóvenes, migración indígena, jornaleros agrícolas y población indígena en contextos urbanos y transfronterizos; Sistemas normativos indígenas, coordinación con el sistema jurídico nacional, participación y representación de los pueblos indígenas en instancias de decisiones públicas, tanto a nivel local, estatal como federal y acceso efectivo a la jurisdicción del estado; Tierras, territorios, recursos, biodiversidad y medio ambiente de los pueblos indígenas, consulta libre previa e informada, desarrollo integral, intercultural y sostenible, soberanía y autosuficiencia alimentaria; Patrimonio cultural, conocimientos tradicionales y la propiedad intelectual colectiva, educación comunitaria, indígena e intercultural, salud y medicina tradicional, comunicación indígena, comunitaria e intercultural, y la mesa dedicada al pueblo afromexicano y reconocimiento de sus derechos fundamentales.

Asimismo, de la decena de propuestas del Centro de Atención de Migrantes de Quintana Roo se entresacan tres de ellas, dignas de tomar en cuenta por el Inmaya y el INPI, cuya cabeza es el exrector de pésima fama de la Universidad Autónoma de Quintana Roo (Uqroo) y de la Universidad Intercultural Maya de Quintana Roo (Uimqroo). Puntos como el “Que se promueva el respeto a los derechos humanos, para la población indígena  migrante; la búsqueda de la puesta en valor de las culturas originarias, así como el patrimonio cultural tangible e intangible, y que sea atendido el tema de los traductores e intérpretes, para erradicar la injusticia hacia la indígena  migrante. Se espera que cada uno de los puntos de este Del torvo morral sean leídos con doble lupa por Rosado May.          

Acerca del grave desaguisado “hablaré con ambos, con el general maya José Isabel Sulub Cimá, quien merece nuestro respeto, no podemos permitir eso con nuestros adultos mayores, y Francisco J. Rosado May del INPI, conozco a los dos y les tengo un gran respeto”, respondió a la interrogante, al respecto, el diputado federal y presidente de la Comisión de Turismo de la Cámara de Diputados Luis Alegre Salazar, en la conferencia de prensa donde dio a conocer los avances de la caravana de la constitución traducida en maya.